Saltar al contenido

Emprender, una alternativa si no te contratan

10/12/2018

En estos últimos años, la recesión económica ha sido la clara protagonista en nuestras vidas. Mientras que la gran mayoría de las personas luchaban por conseguir un pequeño puñado de empleos que iban saliendo, algunos se atrevían a dar el salto e invertían en crear su propio puesto laboral.

Con el paso del tiempo se ha demostrado que el Gobierno no es capaz de satisfacer la demanda de puestos laborales que se necesitan. Sí, es cierto que el “paro” ha bajado, pero no el ritmo que necesitaríamos para que la economía del país siguiese creciendo.

Informático, delineante autónomo, programadores, escritores, propietarios de eCommerce… son tan solo algunos ejemplos de esos valientes que se atrevieron a ir un paso más allá, y que al final terminaron triunfando con su idea.

¿También estás pensando en emprender? Entonces sigue leyendo:

Todo lo que debes saber para emprender en tu propio negocio

Hay una cosa que debe quedar clara: y es que no todos tenemos capacidad para gestionarnos, para poder vendernos y para creer lo suficiente en nosotros mismos. Crear un negocio implica esfuerzo, sacrificio y mucho trabajo. Las cosas se van a poner feas en algún momento, y tendremos que encontrar alguna manera de equilibrar la balanza hacia nuestra posición.

Se precavido

No te quedes paralizado por el miedo, pero tampoco tomes decisiones sin pensarlas muy bien. Debes actuar, debes ser rápido, pero también tienes que actuar a conciencia.

Míralo de esta manera: ¿Serías capaz de lanzarte a una piscina sin mirar antes si hay agua dentro? Pues esto lo puedes aplicar también al mundo de los negocios.

Antes de empezar con una idea, estudia su viabilidad y crear una estrategia provisional sobre como la vas a llevar adelante.

Conoce tus recursos

Es muy importante que sepas los recursos con los que cuentas: no solo nos referimos a los materiales, si no también a las habilidades y capacidades. Esto es algo muy complicado, ya que tenemos que ser honestos con nosotros mismos.

Algunas personas se ponen una venda que les impide ver los errores que están cometiendo o las carencias que tienen. También puede ocurrir lo contrario: que no seas capaz de valorarte y ver tus propias capacidades.

Ninguno de los dos caminos te llevará al lugar deseado.

Organízate

Sabiendo cómo te vas a organizar puedes tener las herramientas suficientes como para decidir si tendrás éxito o no en tu camino.

Aprende a gestionar tu tiempo y establece el horario que más te convenga, el que se ajuste a tus pretensiones. Debes hacer lo imposible para ajustarte a él en todo momento.

Sé responsable

A diferencia de en cuanto a trabajar para otros, el único responsable del éxito o del desastre de la empresa vas a ser tú. Conciénciate y estate atento a cualquier posible problema. Si no eres capaz de reaccionar a tiempo, fracasarás.

Sé paciente

Solo siendo paciente podrás perseverar y encontrar tu camino. El éxito llegará, pero tardará en hacerlo.

Sigue estos consejos y lograrás tener éxito con tu idea.