Saltar al contenido

Despido disciplinario

17/10/2019

El despido disciplinario es uno de los motivos por los cuales una empresa puede llegar a despedir a un trabajador. Se recoge en el Estatuto de los Trabajadores por lo que está regulado. Sin embargo tenemos que tener en cuenta que en ocasiones puede resultar bastante ambiguo y es precisamente por ello por lo que los trabajadores que sufren un despido disciplinario suelen tener bastantes dudas. Lo mejor en caso de que esta sea nuestra situación es que tratemos de recibir asesoramiento profesional por parte de un abogado que nos indicará todas nuestras posibilidades y nos ayudará a aclarar la situación.

Dentro de todas las posibilidades que existen a la hora de ser despedidos tenemos que considerar que el despido disciplinario contempla la posibilidad de despedirnos siempre y cuando se haya producido un incumplimiento grave y además tiene que haber sido culpa del propio trabajador. Este tipo de despido se contempla en el Estatuto de los Trabajadores en el artículo 54 y se acerca también al concepto de falta dentro de lo que serían las regulaciones propias de un entorno de trabajo. Es por ello por lo que resulta confuso y se articula como una suerte de despido que podría ser una sanción.

Claves para comprender el despido disciplinario

Uno de los primeros elementos que tenemos que conocer para poder comprender el despido disciplinario es la potestad sancionadora que el Estatuto de los Trabajadores atribuye al empresario. De esta forma en el artículo 58.1 podemos ver como se establece que la dirección de las empresas podrá sancionar a los trabajadores en caso de que se incumplan elementos laborales. Alineado directamente con este planteamiento es donde se ubica el despido disciplinario. Que si bien es cierto que se contempla, como antes comentamos en el artículo 54, tiene que ser la última opción para el empresario frente a este tipo de actitudes por parte del trabajador.

A la hora de aplicar el despido disciplinario tenemos que tener en cuenta que esta situación ha de basarse necesariamente en que se reúnan una serie de causas que están recogidas en el Estatuto de los Trabajadores o bien en el Convenio Colectivo en caso de que se esté aplicando uno.

¿Cuáles son las causas por las que se puede ejecutar un despido disciplinario?

En base a lo comentado anteriormente, existen unas causas de despido disciplinario que se han especificado en el artículo 54 del Estatuto de los Trabajadores y son las que se deben cumplir para poder ejecutar un despido disciplinario.

Entre estas causas encontramos por ejemplo las faltas repetidas o injustificadas de asistencia o puntualidad al trabajo. Indisciplina o desobediencia en el trabajo. Ofensas verbales o físicas al empresario. Transgresión de la buena fe contractual o abuso de confianza en el desempeño del trabajo. Disminución continuada y voluntaria del rendimiento de trabajo frente a lo que normalmente se hacía. Embriaguez habitual o toxicomanía si esto es algo que repercute negativamente en la empresa. Y por supuesto también el acoso por origen racial o étnico, religión o convicciones, así como discriminación por edad, orientación sexual, acoso sexual o discapacidad.

Fuente: https://www.iuslexabogadosmadrid.com/despido-disciplinario/