Saltar al contenido

Las empresas de créditos rápidos aumentan su plantilla

20/12/2018

Los problemas económicos que hemos vivido en estos últimos años han hecho que las empresas de créditos rápidos proliferen. La falta de liquidez y la reducción de los ahorros ha hecho que muchas personas tengan que recurrir a la ayuda de estas financieras para poder llegar a fin de mes.

Hemos vivido al límite, y todavía lo seguimos haciendo: aunque pensemos que lo tenemos todo controlado, tenemos un sueldo demasiado justo en relación con todo lo que pagamos. La subida de precios de los productos, de los servicios, de los alquileres, unido a la precariedad laboral hacen que de un momento a otro tengamos problemas para pagar las facturas.

Las empresas de créditos rápidos no solo nos permiten afrontar apuros económicos, si no que también pueden ayudarnos a hacer realidad una idea, un proyecto empresarial, a preparar el viaje de nuestros sueños, a pagarnos la operación de la vista, a renovar el ordenador o a hacer una reforma en casa.

Teniendo en cuenta la elevada demanda de los préstamos personales, aumenta el número de empresas que los conceden, y las plantillas de los mismos.

Una empresa de créditos rápidos opera a través de Internet, poniendo las cosas fáciles al solicitante. Pero, aunque esta fachada es muy sencilla, detrás hay un completo equipo de profesionales preparados para hacerlo todo posible.

¿Qué tienen de especial las empresas de créditos rápidos?

¿Por qué resultan tan interesantes? ¿Qué las hace mejor que, por ejemplo, pedir un crédito al banco? Estas son algunas de sus características:

Préstamos muy rápidos

Ya sabemos que los préstamos son muy rápidos… ¿Pero hasta qué punto se consideran rápidos? Pues son, probablemente los préstamos más rápidos del mercado. La solicitud de los mismos se puede cursar en apenas unos minutos.

Si todo va bien, si cumplimos con todos los requisitos y el sistema no da ningún tipo de error, podemos tener el dinero en la cuenta en un tiempo récord.

Mínimas condiciones

Evidentemente, habrá que cumplir unas ciertas condiciones para poder acceder al dinero, aunque van a ser mínimas: tan solo habrá que acreditar nuestra identidad (con el DNI o documento equivalente), aportar una nómina (o un justificante que acredite que estamos percibiendo ingresos, para que la empresa pueda confiar en prestarnos el dinero) y el nº de cuenta bancaria (para verificar nuestra identidad y hacer el ingreso si todo está bien).

Privacidad

Cómo todo el proceso se hace de manera online, la privacidad es muy alta. Es raro que nos pidan explicaciones sobre el uso que le vamos a dar al dinero… pero, en el caso de que sea así, nos será mucho más fácil indicarlas a través de la red, que cara a cara.

Otras ventajas

Dependiendo de la entidad, y siempre que cumplamos con las condiciones de devolución, puede que tengamos disponibles unas bonificaciones, como pedir una mayor cantidad de dinero de cara a la próxima ocasión.

Estas son las principales ventajas que nos proporcionan las empresas de créditos rápidos.